Cultural

Teatros con historia en la CDMX que tienes que visitar

07 de abril, 2017
Conoce estos teatros que forman parte de la historia de una de las calles más famosas de la ciudad

Me encanta como el teatro sirve de mediador al momento de transmitir todas las emociones que habitan en nosotros, es una excelente opción para compartir con esas personas especiales que nos hacen la vida feliz y que a veces nos ponen los pelos de punta.

En fin, podría escribir muchísimo acerca de todo lo que el teatro puede hacer en nosotros, pero prefiero compartirles un poco de su historia en la CDMX porque, además servir como recintos de entretenimiento familiar, es testigo de grandes acontecimientos que marcaron al país por su larga existencia.

En la ciudad, hay un sinfín de teatros; sin embargo, me di a la tarea de hablar de dos que son de los más emblemáticos de la Ciudad de México, los cuales se encuentran en la calle de Donceles. 

Teatro de la Ciudad de México                                             

Abrió sus puertas en 1918, fue todo un campeón al sobrevivir a un incendio en 1984 y casi 20 años después, en 2006 se remodeló.

Este teatro es hermoso, admirar su arquitectura es una delicia, pues está basada en el estilo del teatro italiano más famoso del mundo: La Scala de Milán. Además, por si esto  fuera poco, también está declarado como Patrimonio de la Humanidad.

1,300 personas pueden disfrutar cada noche de todos sus detalles, tanto en su interior -como lo son los murales-, como en su exterior -desde las puertas de madera hasta otros detalles  que te enamorarán-. En pocos segundos, te transportarás a otras épocas en la CDMX.

¡Con razón es conocido como el “Colosio de Donceles”!


Teatro Fru Fru

Los mexicanos tenemos un doctorado en inventar historias extrañas sobre distintos lugares de la ciudad, y este teatro no es la excepción, así que ahí te va: el terror y las cosas paranormales habitan en los rincones de éste -o al menos eso dicen todas las historias que lo mencionan-. El ambiente sombrío acompañado por los adornos de la instalación -cristales opacos y estatuas del demonio- hacen que se te erice la piel en cuestión de segundos.


Adivina quién es su dueña, ¿ya pensaste?…¡La Tigresa!, ¿lo sabías, la ubicas?

No es broma, Irma Serrano adquirió este lugar de 117 años de historia; en realidad, fue ella quien lo bautizó como Fru Fru. La actriz mantiene viva la esencia del teatro con varios eventos y apoya de manera directa la diversidad sexual.

Aunque no sean los teatros más famosos de México, visitarlos es una de las cosas que tienes que hacer por lo menos 1 vez en la vida.

Compartir

Enviar