Deli

De arte, folclor y sazón… Chilakillers para el corazón

17 de mayo, 2017
¿Te imaginas un lugar en donde puedas comer delicioso, escuchar buena música y además disfrutar del arte? ¡Bienvenido a Chilakillers!

Cada detalle de Chilakillers está perfectamente bien cuidado para que, cuando entres, tengas una regresión a tus raíces mexicanas: las bolsas de mercado que sirven como revisteros, las macetas colgadas en la pared, fotografías, las veladoras convertidas en vasos, los platos, pozitos y ollas de peltre enormes con las que las abuelitas cocinaban para -casi, casi- recibir a toda la colonia en su casa, en fin, un regreso pleno a las tradiciones de nuestro país.

Cuando llegas a Chilakillers entras en shock, no sabes por dónde empezar a admirar todo lo que tiene el lugar: desde las mesas forradas con ese plástico que ponían las abuelas -para que, como niños impertinentes que éramos, no mancháramos la madera-, hasta el baño, que tiene un lavadero como lavamanos; además del tradicional altar, que seguramente has visto en alguna casa. Simplemente, vale la pena admirar cada detalle, por más mínimo que sea.

Los protagonistas de esta historia son los chilaquiles y las diversas salsas con las que los sirven, puedes encontrar desde la típica pero buenísima salsa verde o roja, hasta salsas de aguacate, frijol con chipotle, mole y la súper picosa -y ¡aguas!, cuando decimos súper picosa es porque en realidad lo es-, y si vas en fin de semana, prepárate para probar la salsa especial del día; además, puedes pedirlos como media orden o como una orden completa, todo depende de cuánta hambre tengas.

El plus de Chilakillers es que todo está cocinado al momento, las salsas las preparan desde temprano y todos los alimentos son muy frescos y limpios: es una obra de arte -imagínate, hasta los nopales están cortados en forma de fantasma-; además, todo el personal es súper atento,  no te sorprendas si alguien llega en pijama a las 12 del día por unos chilaquiles, será muy entendible, porque te sientes como en casa.

Además, si ya eres fan de Chilakillers, te venimos manejando el servicio de catering para que termines tu boda, graduación, quince años, bautizos, el cumple de la niña, el niño, el cumpleaños de la virgen, el día de la secretaria, el día de la primavera o la ocasión perfecta como se debe: con un buen plato de chilaquiles para acabar con la cruda tan temida por todos los mexicanos.

Sin duda, ir a Chilakillers es una gran experiencia para todos los sentidos, una explosión de sabor y folclor que no esperas que exista en un solo restaurante, y es que no es el lugar, sino todas las personas que hacen posible que el concepto original se mantenga intacto.

Seguramente para este momento ya se te antojaron, y tenemos buenas noticias: si vas por tus chilaquiles y mencionas la palabra “TANGAMANDAPIO”, el agua y el postre ¡van por su cuenta! Y si quieres el servicio de catering, te regalan las aguas frescas, buenísimo, ¿no?

 

Ubicación: Av. Revolución, Tacubaya, 11870.

Compartir

Enviar